NOTICIAS - EMAIL - CORREO RECIBIDO - EL LIBRO - ARTíCULOS - AMAZONAS - ENGLISH VERSION - PILOT NOTES - LINKS

¿Alaska al Horno?

Por John Daly (16 Sept. 2003)

El New York Times lo está haciendo otra vez. Ellos distribuyeron una falsa historia hace unos años "Agua en el Polo Norte" (o Water at the North Pole), que más tarde fueron obligados a retractarse. Entonces publicaron una historia sobre el clima de Alaska que fue públicamente repudiada por el Centro de Investigación del Clima de Alaska.

Ahora han publicado una historia titulada
"¿Alaska al Horno en el Menú?" (New York Times (NYT) 13 Sept. 2003) en donde han montado falsedades similares. El artículo comienza con una historia que parte el corazón sobre un pueblito de Alaska sobre el Océano ártico, Kaktovik, donde un petirrojo construyó un nido el año pasado (¿una invasión de plaga?), donde sauces han decidido crecer en las cercanas orillas del río (¿malezas nocivas?), y donde existen ahora tres tipos de salmón en las aguas vecinas donde antes no habían existido. "No estamos teniendo tantos témpanos como antes" dice un viejo de 92 años. Petirrojos, sauces, salmones, menos témpanos – la vida se está haciendo dura en Kaktovik.

Por supuesto, eso es nada más que alarmismo de los diarios, nada de ello verificable. Y el NYT no es notable por su precisión a la hora de informar sobre ese tipo de historias como lo evidencian los recientes escándalos sobre plagios en ese periódico.

Pero vayamos a los hechos concretos. Hacia la mitad del artículo afirman muy categóricamente:
"Alaska se ha calentado ocho grados, en promedio, en el invierno, durante las últimas tres décadas, según los registros meteorológicos. La U.S. Arctic Research Comission dice que las temperaturas del ártico de hoy son las más altas de los últimos 500 años, y quizás más aún". Primero, la U.S. Arctic Research Commission es una burocracia en Washington con sólo tres miembros full time – un 'Director Ejecutivo' con base en Arlington, VA, un 'Funcionario Administrativo' también en Arlington, y un 'Funcionario del Staff Senior' en Anchorage, AK. Aparentemente, el NYT ve a esta gente con mayor autoridad que los cuerpos científicos como el Alaska Climate Research Center que funciona en la misma Alaska.

Volviendo a la declaración del NYT, los ocho grados son presumiblemente Fahrenheit
(omitieron decir en qué unidades se aplican), o unos 4º C. La principal estación de la costa del ártico de Alaska es Barrow, y su registro de temperaturas invernales se muestra a continuación:


Temperaturas Invernales en Barrow, Alaska.


Como podemos ver, el clima de hoy no es más caliente que hacen muchos años atrás. Los años más calientes (con –21º C) fueron 1942 y 2001, mientras que el registro muestra con claridad un período 'cálido' durante los años 20 y 30
(en común con el resto del ártico), seguido de un período de enfriamiento en el período de posguerra hasta 1876 (también en todo el ártico), luego una recuperación en los años recientes hasta los niveles que existían en las décadas del 20 y el 30.

Pero fíjese bien la manera en que califican su afirmación:
"...durante las últimas tres décadas". El promedio de la "las últimas tres décadas", produce un resultado mostrado por la línea gruesa azul, obtenible sólo siendo selectivo acerca del marco de tiempo e ignorando los años previos, cuando el clima era más "caliente". Es una forma de selectividad estadística que se ha vuelto una práctica común en los artículos y publicaciones de la industria del calentamiento.

En cuanto a la referencia a las temperaturas de hoy, #las mayores en los últimos 400 años", el registro de arriba muestra que las décadas de los 1920s y 1930s también tienen que ser "las más altas en los últimos 400 años". Pero aún con la referencia a los 400 años, vemos exactamente el mismo acercamiento estadístico trabajando – hace 400 años el mundo, y Alaska, estaban sumidos en la
Pequeña Edad de Hielo, y por consiguiente, por supuesto que cualquier temperatura de hoy será más cálida que las de ese período frígido. Todo depende del marco de tiempo que uno elija. La manera científica de presentar los datos es mostrando todos los datos, no sólo los pedacitos y escalas de tiempo que se ajustan a un punto de vista deseado. Para su descrédito, el New York Times eligió hacer esto último.

Finalmente, ¿qué hay con el título –
Alaska al Horno? ¿Está el NYT sugiriendo seriamente que 25º C bajo cero es "al horno"? Las temperaturas a mitad del verano de Barrows apenas están por encima de cero grado!



Volver a la página Calentamiento        Volver a la página Artículos

Usted es el visitante No.:

desde Enero de 2002
FastCounter by bCentral

Vea aquí otras interesantes
estadísticas de la página

¿Desde qué países nos visitan?
¿Quiénes son los visitantes?